Categorías
Plantas medicinales

Limpieza hepática para contracturas.

Al escuchar esta frase al principio, te suena absurda e incoherente. Pero cuando te explican el porqué de su significado, comienzas a entenderlo, y, cuando lo pruebas -porque no pierdes nada-, ya pasas a ser otro seguidor feliz de las infusiones que nos ofrece la naturaleza para ayudarnos a mantener óptima nuestra salud.

En un principio he de decir que nuestro hígado está expuesto a diario a una cantidad enorme de «basura» que acumula al limpiar nuestra sangre de toxinas y otros elementos dañinos que recoge a lo largo de su recorrido por nuestro cuerpo.

Bebiendo mucha agua, filtramos y eliminamos una parte importante de esa masa de «basura», pero siempre quedan residuos en el hígado que se van acumulando y que, a la larga, pueden producir lo que todo el mundo conoce por hígado graso u otros problemas que provocan enfermedades.

Una de estas patologías provocadas por un hígado demasiado sucio es precisamente muchas de las contracturas que nos aquejan a lo largo de nuestra vida, y que achacamos a distintos motivos, pero que están provocadas por esto.

Pero estos problemas podemos evitarlos con algunos hábitos muy sencillos y al alcance de nuestra mano.

1. JUGO DE ALOE VERA. El Aloe vera, a parte de sus muchos beneficios para nuestro sistema digestivo, tiene la capacidad de desinfectar y limpiar los «filtros» de nuestro cuerpo, ayudando a eliminar muchas de las sustancias que quedan retenidas en los órganos filtrantes de nuestro cuerpo, que son pulmones, hígado, intestinos y riñones. Tomando en ayunas cada día un «chupito» de Jugo de Aloe Vera, impedimos la acumulación de residuos y mantenemos nuestro cuerpo libre de los problemas derivados de ello, tales como las contracturas, colesterol, triglicéridos etc. Esta solución previene los problemas.

2. INFUSIÓN DE HIERBAS. Hervimos durante 5 minutos una cucharada sopera de semillas de Cardo Mariano. Una vez pasados, lo retiramos del fuego y le añadimos una cucharada sopera de Hierbaluisa y otra de Diente de León y lo dejamos reposar 5 minutos. Pasado ese tiempo, lo filtamos y nos tomamos la infusión. Si lo hacemos 2 veces al día durante 5 días, notaremos que las contracturas desaparecen. Esta solución funciona mejor cuando ya padecemos el problema de las contracturas.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *