Categorías
Cáñamo

¿Qué es el CBD y qué beneficios tiene?

Las siglas CBD corresponden a «CannaBiDiol«, uno de los compuestos del cannabis a los que llamamos en su conjunto canabinoides.

Dos de los principales canabinoides son el CBD y el THC, siglas del «TetraHidroCannabinol», que es un psicoactivo que causa en los consumidores de cannabis esa «sensación de colocón», y que resulta dañino para nuestro sistema nervioso y cerebro.

Hasta hace poco, la mayoría de las plantas de cannabis que se cultivaban contenían unos niveles altos de THC y muy poco CBD. Una cantidad alta de CBD en una planta puede bloquear los efectos del THC, además de poseer unos potentes usos medicinales.

Por suerte, hace unos años empezó a cultivarse una variedad de cannabis con niveles altos de CBD y prácticamente nada de THC (menos de un 0,2%), con lo que queda bloqueado y no llega a nosotros nada. En nuestros productos esta es la variedad que usamos, con lo cual, a través de ellos sólo nos llega lo bueno que posee el cannabis.

¿Cómo funciona el CBD en nuestro cuerpo?

Un equipo de científicos israelíes liderados por el Dr. Raphael Mechoulam hizo una serie de descubrimientos en la década de los 60. Lograron identificar las estructuras químicas del CBD y el THC. Desde entonces, se descubrió el Sistema Endocannabinoide que tiene el cuerpo humano, con receptores por todo el cuerpo, con el que interactúan los cannabinoides. Es muy curioso que los seres humanos (y otros animales) hayan desarrollado un sistema biológico que responda directamente al cannabis y con receptores por todo el cuerpo.

Este Sistema Endocannabinoide se compone principalmente de 2 tipos de receptores: el CB1 y CB2.

CB1

Receptores que se encuentran a lo largo del cuerpo humano, pero fundamentalmente en el cerebro y la médula espinal. Se concentran en zonas asociadas con los comportamientos sobre los que influyen, como el hipotálamo (se encarga de la regulación del apetito) y la amígdala (se encarga de la memoria y el procesamiento de emociones). También se encuentran en las terminaciones nerviosas, donde pueden actuar reduciendo la sensación de dolor.

CB2

Normalmente concentrados en las células inmunes y el sistema nervioso periférico. Cuando se activan, funcionan reduciendo la inflamación como respuesta inmune. Se cree que dicha respuesta forma parte de la reacción del cuerpo a enfermedades y ciertas dolencias médicas.

Propiedades principales.

El CBD es muy valorado como calmante de dolores crónicos diversos. A parte de este uso, las propiedades más importantes de este cannabidiol son:

  • antiinflamatorio
  • analgésico
  • neuroprotector
  • anticonvulsivante
  • antioxidante
  • anti-náusea y antiemético
  • antitumoral
  • ansiolítico
  • antipsicótico
  • reductor de la apetencia por heroína, cocaína y alcohol
  • inmuno-modulador

Usos del CBD

Gracias a sus propiedades, se recomienda en multitud de enfermedades, sobre todo con mucha efectividad en las siguientes:

  • epilepsia
  • enfermedades neurodegenerativas (por ejemplo, Alzheimer, Parkinson y Esclerosis Múltiple)
  • dependencias químicas
  • ansiedad
  • psicosis
  • trastorno de espectro autista
  • enfermedades inflamatorias crónicas como la poliartritis crónica, enfermedad de Crohn, enfermedad inflamatoria intestinal, etc.
  • acompañamiento de la quimioterapia
  • otro tratamiento antitumoral
  • ayuda a regular el apetito
  • mejora la memoria
  • insomnio

¿Qué dosis debemos tomar?

Debemos valorar diversos factores para recomendar una dosis correcta. Nosotros recomendamos siempre la recomendación y seguimiento de un profesional o experto, pero debemos tener en cuenta, como mínimo, estos factores para calcular una dosis:

  1. El peso corporal
    Como ocurre con cualquier otro medicamento, la dosis de CBD también depende del peso corporal del paciente.
    Por ejemplo, un enfoque es utilizar una dosis de CBD de 6 mg como máximo por cada 5 kg de peso corporal.
  2. La intensidad de la enfermedad.
    La gravedad de la enfermedad también juega un papel importante, ya que cuando el dolor es intenso y ha estado ahí durante un largo período, la dosis de CBD será relativamente alta, ya que las enfermedades con una larga historia tardan en ser tratadas de inmediato.
    Así mismo, los trastornos neurológicos y otras afecciones mentales deben seguirse con la misma lógica, teniendo en cuenta que todo lo que se tome en cantidades excesivas puede dañar las partes del cuerpo que de otra manera se verían beneficiadas.
  3. Comenzar con una dosis baja
    La recomendación universal para el consumo de medicamentos es comenzar con una dosis baja y aumentarla gradualmente. Por ejemplo, una persona que pesa moderadamente según su edad puede tomar aproximadamente 50 mg de CBD una vez al día.
    Esta dosis puede aumentarse si la enfermedad no remite. En este caso, se puede aumentar la dosis a dos veces por día y la concentración también.

Para adquirir nuestros productos o ampliar la información:

https://www.d-aloe.com/13-canamo

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *