Categorías
Plantas medicinales

¿Un café con hojas de estevia?

Te enseñamos una receta.

Que el azúcar es uno de los grandes enemigos de la salud ya casi todo el mundo lo sabe. Es verdad que estamos acostumbrados a sustituirla por otros sucedáneos químicos, como alternativa, cuando en algunos casos el médico nos la prohibe (por diabetes o por alguna dieta), o por elección propia, y que se pueden comprar fácilmente. Pero estos sucedáneos son peores que el propio azúcar (como el Aspartamo, relacionado desde los 80 con tumores cerebrales muy agresivos, entre otros daños graves) y dañan nuestra salud a largo plazo.

Por suerte, de unos años hacia acá, el mercado nos brinda una gran variedad de endulzantes de origen natural y mucho más sanos que los anteriores, como el azúcar de coco, el xilitol, la panela o la estevia.

De ésta última te voy a hablar hoy un poco (en próximos artículos profundizaré más, porque merece la pena conocerla) y voy a ofrecerte una idea para hacer tus cafés diferentes y, sobre todo, más sanos.

No busques el dulzor del azúcar, porque como estarás habituado a su sabor, la estevia te endulzará lo justo, pero, a parte de muchas propiedades interesantes, sí tiene algo que la hace muy especial: ayuda mucho a combatir la diabetes, además de ser el único edulcorante que nos ofrece la naturaleza que funciona como análogo de la insulina. Imagínate el regalo para las personas que son diabéticas, cuando se hacen consumidores asíduos de esta planta y ven con el tiempo como mejora su enfermedad (en unos casos más que en otros). Además, verás como frena el avance de la caries si la padeces, porque es un buen aliado contra el microorganismo que la provoca.

Pero, ojo, no todo es estevia pura y, por tanto, no todo tiene los mismos beneficios. Los productos que podemos encontrar en el mercado van desde la hoja seca hasta los más refinados que la industria ofrece pero que, como químicos que son, aunque procedan de esta planta, no dejan de ser otros endulzantes con más perjuicios que beneficios.

Hoy os voy a hablar del mejor, la hoja seca, donde están los beneficios que cada día más se conocen por los medios, aunque la vamos a usar molida en polvo.

Para ello, necesitamos una cafetera en la que usemos café molido (nos da igual que sea cafetera express o la de la foto de más arriba, la de toda la vida, que es la que uso yo).

Una vez echemos el agua en su medida, echamos la mitad del café molido en el embudo. Luego, con la misma cuchara de postre, echamos sobre un tercio de la misma en hoja molida en polvo (como en la foto de abajo) y posteriormente llenamos el resto del filtro con café, aplanándolo un poco con la cuchara sin apretar mucho. La proporción aproximada sería de 1,5 gramos de estevia por cada café (yo uso una cafetera pequeña para un café y le echo solo la pizca que se ve en la foto), aunque os recomiendo experimentar hasta que encontréis vuestro punto.

Hoja de estevia molida en polvo ecológica.

Una vez hecho el café, ya se puede tomar endulzado, solo o con leche, aunque no debemos esperar un café como el que endulzamos con azúcar, sobre todo aquellos que sois muy dulceros. Pero, sí que os daré una buena noticia que he experimentado en mí, que me gustaba muy dulce: el paladar se adapta a lo que le ofreces, y si creas el hábito de dejar el azúcar y hacer este café, además de acostumbrarse y disfrutar del auténtico sabor del café, no maltratas tu páncreas abusando del que algunos llaman «veneno blanco».

La estevia quedaría entre 2 capas de café y, al infusionar, se mezclarían ambas endulzando el líquido resultante.

Espero te haya gustado. En breve, publicaré más artículos sobre la Estevia, así que estad atentos. Te invito a que me dejes un comentario cuando lo pruebes o me escribas y me cuentes la experiencia. Otro día, te daré más ideas para hacer una cocina saludable que te mejore la vida.

Más información en: https://www.d-aloe.com/inicio/60-estevia-hoja-seca-molida-polvo.html

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *