Categorías
Aceites Esenciales

Aceite esencial de Ravintsara

Inmunízate y refuerza tus defensas.

El aceite esencial de Ravintsara está especialmente indicado para problemas del aparato respiratorio, así que es un gran aliado en otoño/invierno.

El ravintsara (Cinnamomum camphora) es un árbol que se cría en Madagascar. Su nombre proviene del idioma malgache: «Ravina», hoja o árbol y «tsara», buena (buena hoja). Ya su nombre nos da una idea de sus propiedades.

En realidad se trata de una especie proveniente de Asia y también se le llama alcanforero o árbol de alcanfor, ya que es de dónde se extrae el alcanfor, una sustancia medicinal empleada desde tiempos inmemoriales. Sin embargo, y de forma inesperada, al aclimatarse la planta en la isla africana comenzó a producir compuestos totalmente diferentes.

En general, es un buen remedio para reforzar el sistema inmunitario y viene muy bien en fechas como las que empezamos a atravesar, Otoño e invierno, ya que contribuye a la buena función del sistema respiratorio, siendo de gran ayuda en caso de resfriados y catarros, bronquitis, faringitis, laringitis, sinusitis o como prevención de cualquier problema que afecte al mismo.

Aceite esencial de Ravintsara puro 100% y ecológico.

Propiedades del aceite esencial de ravintsara.

Es uno de los aceites esenciales considerados antivíricos más poderosos (contra virus como herpes, mononucleosis o gripe por ejemplo), incluso con los virus que mutan y se hacen más resistentes. Tiene un aroma similar al eucalipto y, a pesar de ser tan potente, no es un aceite esencial especialmente fuerte por lo que es bien tolerado, sin efectos secundarios, e incluso pueden usarlo perfectamente los niños. De hecho, las madres que apuestan por los aceites esenciales para completar tratamiento médicos o para prevenir enfermedades suelen tener ravintasara en casa, aunque siempre es conveniente consultar con el pediatra antes de usarlo. No se recomienda su uso en el primer trimestre de embarazo.

Además, tiene propiedades energizantes y bactericidas y es antioxidante. Un pequeño pero gran elixir que ayuda al organismo a reforzarse y a reponerse.

También es un estupendo activo para combatir la celulitis y drenar el exceso de líquido mediante un masaje linfático.

¿Cómo usarlo?

Se puede usar como todos los aceites esenciales, por vía tópica o a través de un difusor o humidificador. Como dije antes, es un aceite que se puede usar sólo en la piel, pero en caso de pieles sensibles es recomendable usarlo junto a un aceite portador (almendra dulce, cáñamo, argán, rosa mosqueta, etc).

También se puede tomar por vía oral, pero siempre que se trate de aceite 100% puro y natural, y mezclando 2 – 3 gotas en un poco de miel o aceite de oliva. Si queremos estimular el sistema inmunitario, basta con una dosis diaria. Si nos enfrentamos a una infección (resfriado, gripe, herpes simple, herpes zóster, varicela, etc.) tendremos que ingerirlo entre 3 y 4 veces diarias durante un máximo de 10 días.

Con un difusor, podemos prevenir contagios, al limpiar el ambiente de virus y demás microorganismos. Muy ideal para la situación que vivimos de COVID-19, ya que esto puede reducir los contagios.

Para prevenir o tratar una enfermedad respiratoria, es muy efectivo poner el aceite en la zona de la garganta y el pecho, pero también en la zona alta de la espalda y en las plantas de los pies. En el caso de dolores musculares o calambres se aplicaría en la zona afectada con un masaje.

También puedes añadir unas gotas a tu crema hidratante corporal o anticelulítica para favorecer el drenaje de los tejidos.

Para casos de estrés, insomnio, cansancio y ansiedad, va muy bien poner unas gotas en la almohada, en las muñecas o en puntos de pulsión, así como en un humidificador.

Si quieres más información o adquirirlo:

https://www.d-aloe.com/inicio/86-aceite-esencial-ravintsara-bio.html

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *